Bienvenidos a nuestro mundo abierto para los blaugranas de todo el MUNDO. un sitio para hablar con libertad y respeto sobre nuestra pasión...el Barça


    Cuestión de perspectiva

    Comparte
    avatar
    culemurcia
    Logro el SEXTETE
    Logro el SEXTETE

    Mensajes : 2477
    ¿Molo? : 79
    Fecha de inscripción : 03/03/2010
    Edad : 38
    Localización : San Pedro del Pinatar (Murcia)
    11042010

    Cuestión de perspectiva

    Mensaje  culemurcia

    A siete partidos del final, el FC Barcelona ha dado un golpe de efecto en el Bernabéu y se queda a expensas de sumer dieciocho puntos para que, aunque el Madrid ganase todos sus partidos de aquí a final de campaña, el título liguero vuele a las vitrinas de Can Barça. Serán siete partidos duros de aquí a final de temporada, con una durísima eliminatoria ante el Inter en el horizonte y el sueño de la final de Madrid unido al sueño liguero. La realidad de los números es pues la que es y la prudencia que Pep Guardiola ha inculcado a los culés invita a ir partido a partido. Sin embargo, con los biorritmos del fútbol en la mano anoche quedó claro que el Barça no sólo reconquistaba el liderato ganando en Chamartín y conseguía un jugoso colchón de cuatro puntos (contemos la propina del golaverage) sino que daba la impresión de devolver al Madrid de Pellegrini, al equipo de los trescientos millones a la perspectiva de su verdadera realidad. Verdaderamente, aunque las matemáticas dicen que los del Bernabéu pueden ser campeones aún, anoche quedó claro no ya qué es el Barça, qué clase de equipo, sino qué clase de equipo y empaque real tiene el Madrid neogaláctico. En los últimos cuatro años el Madrid se ha movido en una enloquecedora dicotomía, un zig-zag de sensaciones que ha obedecido las más de las veces a una pérdida de la perspectiva por parte blanca. En el verano de 2006, tras tres años de inanición en cuanto a títulos se refiere y con el Barça coronado en París como rey de Europa, el lánguido Madrid de Ramón Calderón se encontró con un verdadero caramelo. El Barça de Rijkaard, que por juventud y fútbol apuntaba a una era dorada, se vio devorado por la autocomplacencia, el bajón de algunos de sus esenciales, las lesiones de Eto'o y Messi y el vestuario subido a las barbas del buen jefe Frank. Ante esta tesitura, el Madrid, tan lleno de carencias como de amor propio, salió de los infiernos ganando una liga en un año en el que al Barça no le salió nada de nada. Tamaña generosidad culé y la descomposición total del año siguiente fue aprovechada por parte merengue por partida doble y un año después el Madrid ganaba una liga brillantemente, con el colofón del pasillo, convertido en un linchamiento mediático vergonzoso y la goleada posterior. En ese momento en Madrid, ante las mieles de dos ligas imprevistas, se perdió de vista la realidad, se olvidaron dos nuevos batacazos europeos y se incurrió en un desprecio nada disimulado por el Barça al que en el verano de 2008, con Ronaldinho y Deco traspasados, Eto'o más fuera que dentro y un técnico novato en el banquillo, se le negaba maliciosamente el papel de aspirante. Negar la condición de aspirante por dos años malos a un grupo en el que están Xavi, Messi, Iniesta, Valdés y al que se incorporá gente como Keita o Dani Alves es una temeridad. Meses después, el Barça había destilado litros de buen fútbol y goleadas brutales por España y Europa, pero el Madrid se agarró a los números para enmascarar el fútbol tétrico de Juande y considerarse a la altura del Barça, pese al repasito de Liverpool. Como todos recordamos los chorreos y el Clásico que se daba por ganado y que acabó con el guarismo tenístico que ningún culé olvidará en la vida, simplemente incidiré en lo que a mi entender supuso ese partido. A ese choque el Barça no llegaba a defender su ventaja de cuatro puntos ni a sentencia la Liga. Eso eran menudencias. El Barça llegaba a poner las cosas en su sitio, a demostrar donde tendría más repercusión que el pasillo y los menosprecios posteriores fueron un error morrocotudo. Pep Guardiola soltó a una bestia desencadenada, primaria y con muchas ansias de revancha y pasó lo que pasó. De nuevo el Madrid se dio de bruces contra su realidad y mientras llegaba el Triplete y el Barça, saciaba sus apetitos, llegó el año en curso, llegó la lluvia de millones, llegó Cristiano, llegó Kaká y demás cromos y las matemáticas ligueras volvieron a conspirar a favor del Madrid. Y como del Camp Nou salieron entonando la letanía de la dulce derrota y el Barça alcanzaba el cielo en Abu Dhabi, en Madrid se convencieron de que el fin de ciclo azulgrana era inminente, que 2010 sería una bacanal blanca y que el Barça de Pep era historia. Sumando de tres en tres ante los Racing, Málaga, Villarreal y compañía, el madridismo y entorno olvidaron Alcorcón y Lyon. A golpe de pepinazos de Cristiano y de golpes de oportunismo de Higuaín, el Madrid tiró de épica, contundencia y debilidades ajenas para engordar sus números mientras su fútbol enflaquecía, así hasta llegar al Clásico con la perspectiva totalmente perdida de vista, considerando que la igualdad en números con el Barça lo era también de orden futbolístico y apelando a la lógica de que el 2-6 era irrepetible. Y en cierto modo lo era, porque este Barça no tiene nada que ver con el del dos de mayo del año pasado. Aquel equipo era un diamante en bruto, fútbol cartesiano, pero conociéndose a sí mismo, con un técnico que no hacía más que arrancar su aprendizaje. Un año después ese mismo equipo es más rico tácticamente, más completo en el control de los partidos y por eso no sometió al Madrid a un bombardeo por saturación sino que aplicó una de esas operaciones de devastación quirúrgicas, en la que, barriendo con tanta o más contundencia a su rival que el día del 2-6, ofreció un marcador harto más bondadoso pero cumplió su cometido: tres puntos, liderato y poner al Madrid cara a cara con la realidad. A partir de ahora, lo que ocurra lo dictará el balón, pero si la lógica se consuma y el Madrid lleva cero títulos tras su gasto superlativo, está por ver si en Madrid se pararán a analizar los hechos con frialdad. En la cultura de "en un año haremos lo que en tres" digna de esa España del pelotazo y el dinero fácil en apariencia, es dudoso que eso ocurra. Si las matemáticas, el gran aliado blanco en estos años de pérdida de perspectiva, dictan que se acabó la Liga 2009/10 para el Madrid, se volverá a hablar de Cesc, de Ribery, de Maicon, de Rooney, de Mourinho y de Tripletes. El hombre es el único animal que tropieza con la misma piedra pero el Madrid es el único club del mundo que tropiza consigo mismo y su enajenación de la realidad hasta que se da de bruces con la misma.
    Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

    avatar

    Mensaje el Dom Abr 11, 2010 11:32 pm  mango

    Amigo Raul magifico articulo, te felicito pues ya quiesiesen mas de un periodista por asi decirlo escribir un articulo por lo menos parecido al tuyo. Tu estas seguro que no eres periodista? lo dicho felicidades pues te vas superando y nos vas enriqueciendo con tus articulos. Y un molo de premio. study
    avatar

    Mensaje el Dom Abr 11, 2010 11:40 pm  ramòn

    ¡ un resumen fantastico de la realidad del Madri,y mucha culpa la tienen por guiarse de la prensa,tengo entendido que para fichar a algun jugador hacen un sondeo y segun las encuestas lo fichan ó no?,esto no deja en buen lugar a tecnicos y directivos,pero como dices, erre que erre,van a golpe de sensaciones,sin "asentar una base solida,un proyecto con buenos cimientos,y es que van a la carrera detras del Barça,no tienen tiempo de pararse a cimentar, asi les va, nosotros ya pasamos por esa faceta de traer a todo jugador que "brillaba,pero estos nos han cogido el relevo,jajay de que manera,que sigan asi por mucho tiempo.saludos

    Mensaje   Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Dom Ago 20, 2017 4:37 pm